This post is also available in: en

Mejores Prácticas Para Traducción de Sitios Web

El auge del comercio online en los últimos años ha perjudicado a los comercios físicos, pero al mismo tiempo cada vez más consumidores acuden a Internet para realizar su compras. Las empresas que llevan sus negocios en línea necesitan tener en cuenta el alcance internacional de sus productos y servicios antes que nunca, y aquí es donde entra la localización.

Según la organización de estudios de mercado Nimdzi, en una encuesta realizada hace poco por Google el 40 % de los 175 000 usuarios de Internet entrevistados declaró que la falta de contenidos traducidos a su idioma, o el contenido mal traducido, dificultaron su experiencia como consumidores. La siguiente tabla ilustra la distribución geográfica.

Translated Content Ultimate Languages

La traducción de sitios web es mucho más que las palabras de la página. Este artículo analiza los ocho factores clave que nuestra experiencia nos ha enseñado a tener en cuenta para  localizar sitios web de manera satisfactoria.

1. Sistemas de gestión de contenidos

Aunque se podría pensar que la infraestructura de su sitio no tiene nada que ver con la traducción, lo cierto es que sí tiene que ver. Los proveedores de servicios lingüísticos siempre buscan la manera más eficiente e integrada de gestionar los contenidos web, y que no necesite que el cliente se pase el tiempo copiando y pegando contenidos entre distintas partes del sitio.

Seguramente el socio que haya elegido le preguntará sobre el sistema de gestión de contenidos (CMS) en el que está alojado su sitio web. Existen muchas maneras de automatizar la exportación e importación de contenidos para su traducción, pero es importante hablarlo con su proveedor, puesto que algunos CMS son más compatibles que otros con la traducción.

Entre las tecnologías que se pueden utilizar se encuentran los complementos, conectores, API y servidores proxy, por nombrar solo unos cuantos.

2. El formato de los archivos

El tipo de CMS influye sobre el formato de archivos en que se proporcionan los contenidos para su traducción. Algunos CMS permiten exportar contenidos en formato XML, HTML, PO, XLIFF, o en otros formatos basados en web, mientras que los complementos y los conectores normalmente solo funcionan con XML.

Lo bueno es que las herramientas TAO pueden procesar toda una serie de archivos basados en web si la estructura del sitio es homogénea.

Un aspecto que merece la pena resaltar es que es posible bloquear cualquier código, de forma que ni los traductores ni los correctores puedan eliminar etiquetas o enlaces importantes.

Aconsejamos realizar una prueba inicial de pseudotraducción para comprobar que se exporte todo el contenido traducible y que pueda procesarse con la herramienta TAO antes de volver a importarlo al sitio. Para realizar esta prueba tendría que enviar varias páginas de prueba a su socio, que sustituirá el texto de origen por una serie de símbolos y caracteres que permitirán detectar cualquier posible problema.

3. Contenidos estáticos y contenidos dinámicos

Nuestra experiencia ha demostrado que ciertos contenidos de sitios web deben procesarse de forma distinta según el CMS que se utilice. Por ejemplo, los contenidos estáticos, como los menús de navegación y los formularios de contacto, suelen ir codificados de forma rígida en el sistema y no resulta fácil exportarlos. Existen varias formas de superar este problema, incluido el tratamiento manual de este tipo de contenidos, que suelen ser de poco volumen, o en el caso de formularios de contacto, exportarse como archivos PO en vez de XML, por ejemplo.

Por contraste, los contenidos dinámicos son contenidos que cambian con regularidad, como productos o servicios, noticias y blogs, datos de la empresa, etc. Estos son contenidos que habrá que traducir rápidamente para poder mantener su ventaja sobre la competencia. Para ello, tiene que haber un proceso implantado para gestionar las actualizaciones del sitio. Volveremos a hablar de este tema en el punto número ocho.

4. Comercio online

Si su sitio web permite a sus clientes hacer compras, será necesario localizar mucho más que las palabras que aparecen en la página. Los factores que influyen sobre la decisión de un cliente de hacer una compra desde el extranjero son, entre otros:

  • Método de pago
  • Opciones de entrega
  • Anclaje de veracidad
  • HTTPS (protocolo seguro de transferencia de hipertexto)
  • ccTLD (dominios de nivel superior geográfico)
  • Hospedaje local
  • Reseñas/ puntuaciones de clientes
  • Optimización para motores de búsqueda (SEO) internacional

Antes de emprender el lanzamiento de un sitio web internacional, es aconsejable realizar un estudio de mercado para entender dónde está la demanda de sus productos o servicios, así como identificar a los principales competidores en sus países de destino. El objetivo fundamental es hacer que su empresa parezca lo más nacional posible.

5. Imágenes y otros medios

Las imágenes desempeñan un papel muy importante en Internet, y también deben considerarse parte del proceso de localización.

Todas las imágenes que contengan texto deberán traducirse con arreglo al público objetivo, así que tenga en cuenta la traducción a la hora de crear banners, anuncios, etc. Cuanto más fácil sea extraer el texto de una imagen, más económico y rápido será el proceso.

Y lo mismo sucede con los contenidos de vídeo. Es importante tener en cuenta si sus clientes finales prefieren vídeos con subtítulos, doblados o con voz en off.

También hay que pensar si conviene localizar las imágenes y los modelos para adaptarse mejor a su mercado de destino. Por ejemplo, si el mercado al que quiere llegar es el de Oriente Próximo, al incorporar modelos de la región en su sitio web hará que la experiencia de sus posibles clientes sea mucho más familiar y cercana. Los clientes quieren sentir que su organización les entiende mejor a ellos y sus necesidades que la competencia

Otra consideración es la cantidad de imágenes que se utilizan en su sitio web. A los usuarios de Internet de China y Japón les encantan los sitios dinámicos e interactivos, con pantallas llenas de imágenes. A los usuarios occidentales pueden parecerles demasiado estridentes, pero las animaciones, la abundancia de gráficos y los colores vivos resultan atractivos para el público del Lejano Oriente.

6. Optimización para motores de búsqueda (SEO)

Tener en marcha sus sitios web internacionales es un gran comienzo, pero tiene que asegurarse de que sean visibles en los motores de búsqueda locales. Los usuarios de Internet pueden comportarse de forma distinta dependiendo de su país de residencia y su idioma.

Existen motores locales como Baidu (China), Yandex (Rusia), Naver (Corea) y Seznam (República Checa) que son más populares que Google en sus respectivos países.

Después tiene que considerar el aspecto del idioma. Si su objetivo es llegar al público hispanohablante de México tendrá que investigar los hábitos de los usuarios de Internet mexicanos, ya que es muy probable que utilicen términos distintos de los que se utilizan en España, Perú o Argentina, por poner un ejemplo. Y por cierto, ¡el «español universal» no existe!

Si no tiene claro cuál es el mejor enfoque para su negocio, hable con su proveedor de servicios lingüísticos o busque una agencia de marketing digital especializada en SEO que utilice solamente hablantes nativos para esta labor.

7. Control de calidad online

Ha seguido los seis pasos anteriores y su sitio web ya está listo para su lanzamiento, pero aún falta un último paso que le recomendamos encarecidamente antes de poner en marcha el sitio: el control de calidad online.

Lo ideal sería hacer el control de calidad en un sitio provisional/ de ensayo para asegurarse de rectificar cualquier problema cosmético, funcional o lingüístico antes de hacerlo accesible al público.

Para esta fase hay que recurrir a un hablante nativo, que tendrá que seguir un guión ya preparado, o intentar reproducir la experiencia del cliente desde el principio hasta el fin, incluida la tramitación del pedido. Querrá asegurarse de que las transacciones se completen correctamente y de que no haya ningún problema con los métodos de pago que haya elegido.

Una vez completada la prueba y solucionados los problemas que se hayan podido detectar, ya está todo listo para poner el sitio en marcha.

8. Actualizaciones y mantenimiento

Como dijimos anteriormente, es importante tener en cuenta cómo va a gestionar su sitio o sitios multilingües en adelante. Esto es algo de lo que habría que hablar como parte del alcance inicial del proyecto, y no como una añadidura al final.

Su socio de traducción puede sugerir el mejor flujo de trabajo para gestionar las actualizaciones de la traducción, pero antes debería preguntarse varias cosas:

  • ¿Estarán disponibles todos los productos o servicios en todos los países de destino?
  • ¿Cuántos productos lanza cada año?
  • ¿Se van a actualizar los productos o servicios en todas las regiones a la vez?
  • ¿Va a lanzar los nuevos productos o servicios en su mercado nacional primero, seguido poco a poco por los mercados extranjeros, o todos a la vez?
  • ¿Tiene pensado localizar también las secciones de blog y noticias de su sitio web?
  • ¿Con qué frecuencia prevé la publicación de nuevos contenidos?

Responder a todas estas preguntas le permitirá trabajar con su socio para crear un flujo de trabajo óptimo para su(s) sitio(s) web.

Como mencionamos en el artículo de nuestro blog sobre herramientas TAO, es importante idear la estrategia de reutilización de contenidos que mejor se adapte a sus necesidades. Esto cobra especial importancia en la actualización de sitios web, para acortar los plazos y reducir gastos a la larga.

Aunque esta no es una lista exhaustiva de todos los aspectos a tener en cuenta a la hora de lanzar su empresa al resto del mundo, creemos que es un buen punto de partida. Para comentar los requisitos de traducción de su sitio web con Ultimate Languages, póngase en contacto aquí.