This post is also available in: en

Calidad en las Traducciones (ISO17100)

Esperamos que este artículo le sirva para despejar cualquier confusión sobre la terminología que se utiliza para describir la fase de un proyecto en la que la traducción pasa por un par de ojos más antes de su publicación.

La terminología que utilizamos aquí es la que aparece en la documentación oficial de la norma internacional de servicios de traducción, alias  ISO17100.

Antes de empezar es importante hacerse la siguiente pregunta: «Cuando redactó sus contenidos originales, ¿cuántas personas de su empresa los leyeron antes de publicarlos?».

El motivo de la pregunta es que nuestra experiencia nos dice que los clientes a menudo ponen objeciones al coste adicional que supone un proceso extra de revisión o corrección en su proyecto. Si me dieran un céntimo por cada vez que he oído a alguien decir con un tono de asombro «Entonces, ¿tengo que pagar más para que otra persona corrija vuestro trabajo?», sería más que rica.

En serio, imagino que en la redacción de los contenidos de su empresa participaron un mínimo de dos personas como control de calidad. Entonces, ¿por qué querría que tomaran parte menos de dos personas en la traducción de los contenidos de su empresa? Para mí está más claro que el agua.

Ahora que ya le he convencido de la importancia de esta fase, le voy a hablar de los distintos servicios y procesos que se deben incorporar en su flujo de trabajo de traducción.

Revisión

La definición oficial de la revisión según la norma ISO es…

«(el) examen bilingüe de contenidos en la lengua de destino comparándolos con los mismos contenidos en la lengua de origen, con el fin de determinar su adecuación para un fin acordado».

Para ello se recurre a un traductor que haga las veces de revisor. Su trabajo es leer los documentos en la lengua de origen y en versión traducida, comparándolos en paralelo para asegurarse de que el traductor haya creado una versión localizada del documento original satisfactoria en el idioma de destino.

Las comprobaciones que lleva a cabo incluyen:

  • consultar las guías de estilo y glosarios correspondientes, comprobando que se hayan aplicado de forma correcta y coherente,
  • revisar la ortografía, la gramática y la puntuación para verificar la calidad

Lo ideal es que el traductor y el revisor trabajen juntos, comunicándose mutuamente preguntas y comentarios para enriquecer la traducción, con el fin de entregar la mejor versión posible al cliente.

Ambos deberían trabajar en la cuenta del cliente con regularidad y poseer el mismo nivel de conocimientos y y experiencia en la temática.

Corrección de concepto

La definición oficial de la corrección de concepto según la norma ISO es…

«(el) examen monolingüe de contenidos en la lengua de destino con el fin de determinar su adecuación para un fin acordado».

La fase de corrección de concepto puede llevarla a cabo el revisor que se encargó de la fase anterior, o un tercer traductor al que se le asigna el papel de corrector. En nuestra opinión lo más recomendable es asignar la fase de revisión y la de corrección de concepto al mismo traductor, con el fin de reducir al mínimo los plazos y los costes. Y también está ese refrán que dice «Un médico cura; dos dudan; tres, muerte segura», por lo que es importante mantener la subjetividad al mínimo posible.

En este caso el corrector lee solamente la traducción en el idioma de destino, para asegurarse de que funcione.

Es importante que el público al que va dirigido perciba el texto como si se hubiera escrito originalmente en su idioma, y que no parezca traducido. Este es el mayor cumplido que puede recibir una traducción: que no suene a traducción.

En esta fase lo que se comprueba es la adecuación y aptitud de los contenidos para el público y la cultura a los que van dirigidos. Estamos hablando de localización. Y tampoco viene mal volver a mirar la ortografía.

Corrección de pruebas

La definición oficial de la corrección de pruebas según la norma ISO es…

«examinar los contenidos ya revisados en la lengua de destino y aplicar correcciones antes de imprimirlos».

En Ultimate Languages utilizamos la corrección de pruebas en el contexto de proyectos de traducción que tienen un elemento de diseño y composición tipográfica.

Si va a encargar la maquetación multilingüe a su socio de traducción, asegúrese de que alguien realice una corrección de pruebas del material gráfico antes de enviarlo a la imprenta.

En este caso, el flujo de trabajo del proyecto de traducción será parecido a este:

Normalmente lo mejor es que el traductor original haga la corrección de pruebas final en su contexto, para poder realizar los siguientes controles:

  • Lingüístico: ¿se ha incorporado correctamente el texto traducido al archivo gráfico? Si es así, ¿cumple su finalidad?
  • Cosmético: ¿se ha eliminado o recortado alguna parte del texto traducido? ¿Están las imágenes localizadas en el sitio correcto?
  • Funcional: ¿es la fuente apropiada para mi idioma? ¿Es el tamaño de la fuente de un tamaño adecuado para el lector?

Las conclusiones del traductor se deben enviar como una sola tanda de modificaciones necesarias al tipógrafo para que las efectúe. Puede haber varias tandas de modificaciones, por lo que deberá consultar a su socio de traducción para ver cuántas de ellas están incluidas en el precio acordado.

Uso de sus recursos internos

Es cierto que hay elementos de estos procesos que pueden llevar a cabo los empleados de su empresa, siempre que sean hablantes nativos de los idiomas que necesita.

Aquí en Ultimate Languages trabajamos con varios clientes que han utilizado los conocimientos lingüísticos de los trabajadores de su empresa en el país de destino como parte de su flujo de traducción. Sin embargo, hay varios aspectos que debe meditar antes de hacer un encargo a sus compañeros:

  1. ¿Qué papel o tarea desea asignar a su compañero? ¿Revisión? ¿Corrección de concepto? ¿Corrección de pruebas?
  2. ¿Formará esto parte de la descripción de su puesto de trabajo, y de sus responsabilidades diarias/ semanales?
  3. ¿Dispone del tiempo necesario para comunicarse con su socio de traducción para tareas como la creación de guías de estilo y glosarios?
  4. ¿Cuenta con una persona que pueda encargarse de estas tareas cuando este compañero se ausente o no tenga disponibilidad?

Para garantizar una traducción de la más alta calidad es importante que todos los compañeros a quienes vaya a encargar del proceso de revisión/ corrección dispongan de tiempo suficiente para hacerlo de la mejor manera posible. De lo contrario, sería mejor acudir a su socio de traducción para esta tarea. Todo dependerá del volumen de trabajo o de la urgencia del proyecto, y la decisión final no tiene por qué ser inamovible. Siempre merece la pena consultarlo con los interesados para ver cuál es la opción más realista.

Espero que esto le deje con una idea más clara de en qué consiste cada uno de estos pasos del flujo de trabajo de traducción, y quién se encarga de cada tarea. Si tiene alguna pregunta sobre revisión, corrección de concepto o corrección de pruebas, póngase en contacto con Ultimate Languages desde aquí.