Esta entrada está disponible también en: English Français Deutsch Italiano

La precisión y la coherencia son muy importantes cuando está buscando un proveedor para sus traducciones, y todavía más en el caso de la traducción técnica. Pero resulta difícil verificar y comparar niveles de calidad, sobre todo si no cuenta con hablantes nativos en su plantilla. Por eso la certificación (y en concreto la ISO 17100) es tan valiosa para darle la tranquilidad que necesita.

La ISO 17100 es una norma internacional de calidad específicamente creada para el sector de la traducción. Enumera los requisitos de cada aspecto del proceso de traducción, incluidos los siguientes:

  • Cómo se gestionan los procesos centrales.
  • Titulación mínima de cada participante en el proceso.
  • Disponibilidad y gestión de recursos.
  • Protección de datos y confidencialidad.

En último término, cuando un proveedor de servicios de traducción cuenta con la certificación ISO 17100, está demostrando que es capaz de cumplir con los códigos de conducta, las guías de buenas prácticas y la legislación de la industria, así como las especificaciones del cliente.

Vamos a examinar algunas de las demás ventajas que aporta la norma.

Resulta fácil entender el proceso y comparar proveedores

A menudo, los proveedores de servicios lingüísticos y los traductores autónomos utilizan sus propios términos para describir los distintos pasos del flujo de trabajo de traducción, lo que puede dar lugar a confusión. La ISO 17100 proporciona un glosario para normalizar la terminología que se utiliza. Esto simplifica las cosas cuando se comunica con proveedores de traducción con certificación ISO, y le permite comparar los proveedores potenciales en igualdad de condiciones.

Confíe sus traducciones a lingüistas y gestores de proyecto cualificados

Para conseguir la certificación ISO 17100, un proveedor de servicios de traducción debe cumplir ciertos criterios de cualificaciones y experiencia, incluidos los gestores de proyectos, traductores, revisores y correctores. Un auditor independiente se encarga de verificar el cumplimiento de todos estos criterios durante el proceso de certificación, para que usted pueda tener la tranquilidad de estar trabajando con expertos competentes en sus materias.

Garantía de calidad claramente definida en cada fase

Sistemas y procesos homologados
Uno de los aspectos más importantes de la certificación ISO 17100 es que las empresas que la ostentan deben demostrar que sus procesos empresariales y de control de calidad están alineados con la norma. La base fundamental de la norma es conseguir que el proceso de traducción sea lo más riguroso posible, para que el trabajo resultante sea de la mejor calidad.

Acuerdo por anticipado
En la última edición de la norma ISO 17100, cobra mayor peso la fase de preproducción. Subraya que el éxito del proceso de traducción depende de una sólida colaboración entre el cliente y el proveedor. Un proveedor de calidad adoptará un enfoque consultivo para asegurarse de poder responder a los retos que plantea el cliente, y para que el cliente a su vez le proporcione toda la información y el material necesarios antes de empezar el trabajo. Esto incluye acordar elementos tales como la calidad del texto de destino y el uso de guías de estilo.

Un riguroso proceso de traducción

En cuanto al proceso de traducción en sí, la ISO 17100 define claramente los pasos a seguir, entre ellos:

  • Traducción (incluida una verificación efectuada por el mismo traductor).
  • Revisión (debe llevarla a cabo un segundo lingüista debidamente cualificado).
  • Corrección de concepto (un paso opcional pero importante para evaluar la traducción con respecto a los objetivos acordados).
  • Corrección de pruebas (una verificación opcional, pero en nuestra opinión imprescindible, anterior a la publicación).
  • Verificación final.

Puesto que la traducción y la revisión la llevan a cabo lingüistas distintos, y un gestor cualificado coordina y examina el proyecto, el margen de error se reduce significativamente. La norma exige también que se recabe la opinión del cliente sobre la traducción en sí y sobre el servicio en su conjunto, lo que fomenta unos mejores niveles de calidad.

Protección de sus archivos
Para cumplir las estipulaciones de la norma ISO 17100, los proveedores de servicios lingüísticos deben utilizar un sistema totalmente trazable que permita hacer una copia de seguridad de sus archivos, archivarla y recuperarla fácilmente. Así, podrá tener la seguridad de que el trabajo efectuado en su proyecto no se va a perder. La norma insiste también en el cumplimento de los requisitos actuales de protección de datos. Esto resulta especialmente relevante si sus traducciones son confidenciales y contienen información sensible.

Un sello de calidad para sectores fuertemente reglamentados

La ISO 17100 resulta tan valiosa para garantizar la calidad de los contenidos y los servicios de proyectos de traducción, que a menudo es uno de los criterios esenciales de las solicitudes de propuestas; algo que cobra especial importancia en sectores fuertemente reglamentados, como son el manufacturero y el farmacéutico.

Auditoría detallada y vigilancia continua

No hace falta decir que obtener la certificación ISO 17100 no es tarea fácil. Para lograrla es necesario someterse a una estricta auditoría a cargo de una organización independiente para garantizar que los sistemas, procesos, atención al cliente, empleados y proveedores cumplan los requisitos. Todos estos elementos se vigilan de forma continua.

Tenemos el placer de poder decir que contamos con la certificación ISO 17100, para que pueda confiar plenamente en la calidad de nuestro trabajo y nuestra atención al cliente. Si desea más información o comentar con nosotros su próximo proyecto de traducción, estaremos encantados de atenderle.

+44 (0) 3300 101 154
info@ultimatelanguages.com